América Latina es la región donde más homicidios hay

Lo que dicen los expertos en desarme:

América Latina es la región donde más homicidios hay. La
mayoría de las muertes violentas es a manos de conocidos, no de
delincuentes. Y el 90 por ciento de todas las armas del mundo
está en manos de civiles, y no de los uniformados.


“América latina es la región del mundo más golpeada por la violencia armada.
Aquí se registra el 42 por ciento del total de homicidios con armas de fuego en
el planeta.” Martín Angerosa, del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias
Penales y Sociales (Inecip) de la Argentina, le dijo a Página/12 que ése es el
porcentaje que estima una entidad llamada Coalición Latinoamericana para la
Prevención de la Violencia Armada (Clave), integrada por ONG de América del
Sur y el Caribe. Denis Mizne, del Instituto Sou Da Paz, de Brasil, precisó que
las muertes son provocadas por “la violencia urbana y el descontrol de las
fuerzas de seguridad, lo que conforma una situación de tal gravedad que, como
mínimo, merece una reflexión a fondo para buscar soluciones”. El tema de las
armas en manos de civiles, actualizado por la masacre provocada en Estados
Unidos por el estudiante surcoreano Cho Seung-Hui, fue cuantificado por
Angerosa: “El 60 por ciento de las armas en el mundo está en manos de
particulares. El resto se reparte entre las fuerzas armadas y de seguridad. Sólo
el 2 por ciento está en poder de grupos insurgentes”. Los miembros de Clave
derribaron un mito: el mayor porcentaje de homicidios –entre el 50 y el 60 por
ciento– ocurre “como resultado de conflictos interpersonales y no por hechos
delictivos comunes”.

“En Brasil –precisó Mizne– hay 17,5 millones de armas, de las cuales el 90 por
ciento está en manos de civiles. El otro diez por ciento está en manos de las
fuerzas armadas o policiales. Y estamos en un país que tiene 100 muertes al
día por armas de fuego.” Carola Concaro, del Inecip, dijo que la situación en la
Argentina es “preocupante” y citó como ejemplos cercanos el asesinato en
Neuquén del docente Carlos Fuentealba, producto de la represión policial, y el
caso del niño Ayrton Alvarez, de 9 años, que murió en Zárate al ser baleado
por un vecino, Néstor Zanini, un jubilado de 71 años que reaccionó con
violencia inusitada, molesto por la presencia, frente a su casa, de un micro
manejado por un tío del chico.

“Los dos hechos son graves y por eso fueron planteados ante el ministro del
Interior (Aníbal Fernández) durante una reunión que tuvimos en la Casa de
Gobierno el lunes pasado. Nos preocupa el descontrol en la gestión del
conflicto social, uno a manos de un particular y el otro con intervención de la
fuerza policial, en un escenario eminentemente social. No es común matar con
una escopeta lanzagases, que es un material controlado por el Renar (Registro
Nacional de Armas)”. Concaro sostuvo que en el caso de Neuquén “entra en
discusión cómo se asigna las armas en la policía”. De todos modos, Concaro
reconoció que “el gobierno está apoyando el plan de desarme que impulsamos
con la Red Argentina para el Desarme, para que los civiles entreguen en forma
voluntaria las armas que tengan en sus casas”.

Angerosa puntualizó que el caso “es más grave, teniendo en cuenta que el
policía involucrado (Darío Poblete) tenía antecedentes penales”. Recordó que,
en esos casos, lo que las ONG reclaman es “que se le retire el arma porque
está claro que una persona con antecedentes violentos no puede llevar un
arma”. Denis Mizne comentó que en Brasil, “donde somos conocidos por tener
una policía bastante violenta, hemos logrado que si un policía está involucrado
en un caso de violencia, sea retirado del servicio de calle por seis meses, para
recibir tratamiento psicológico, aunque no haya recibido una sanción judicial
por el hecho cometido”.

Las muertes provocadas por armas de fuego son también un problema en la
República Dominicana, según los datos aportados por Orlidy Inoa,
investigadora del Instituto Caribeño para el Estado de Derecho. “En nuestro
país el 65 por ciento de las armas está en manos de civiles. La población total
es de ocho millones de habitantes y según los datos de un estudio realizado
por la Flacso (Fundación Latinoamericana de Ciencias Sociales), hay 1950
muertes anuales por impactos de balas. Es una cifra bastante importante para
un país con ocho millones de habitantes.”

Ana Yancy Espinoza, coordinadora del Area de Paz y Seguridad Humana de
Costa Rica, puntualizó que en la cifra de muertes “el porcentaje más alto de
violencia es el que se da en las relaciones de confianza, al menos en mi país y
en Centroamérica. Alrededor del 55 y el 60 por ciento de los casos que ocurren
tienen como protagonistas a personas que se conocen. Y esos casos no deben
tomarse dentro de lo que es la criminalidad común”.

Carola Concaro confirmó que “es un mito” la creencia, favorecida a veces por
los que reclaman políticas de “mano dura” policial, que la mayoría de los
homicidios ocurren durante robos o hechos delictivos comunes. “En el marco
del Cono Sur, en general, el uso del arma de fuego tiene que ver con defensa
personal o está asociada a lo que se llama la legítima defensa. En la Argentina
pasa lo mismo. Del total de homicidios que registra la Justicia, el 50 por ciento
fue cometido en ocasión de delito, con arma de fuego, y la otra mitad no. La
mayor cantidad de muertes se da en los conflictos interpersonales. Por eso
nosotros hablamos siempre de una pauta cultural que está creciendo en ese
sentido.”

Julio Torales, de la filial de Amnistía Internacional con sede en Asunción del
Paraguay, dijo que “uno de cada seis paraguayos es poseedor ahora de armas
de fuego”. Eso hace suponer que “al menos hay un millón de armas circulando
en un país de 5,9 millones de personas”. Del total de armas en circulación
“apenas 600 mil están registradas y sólo 300 mil están en manos de policías o
militares”. Precisó que la mayoría de los civiles armados reside “en zonas
conflictivas como Ciudad del Este y Pedro Juan Caballero, en la zona de las
tres fronteras”, con Argentina y con Brasil. Según Torales, en esas zonas
“todos los días hay asesinatos por mandato o secuestros que terminan en
muerte. Es un polvorín, en un lugar donde hay mucho tráfico ilegal de drogas”.

Torales coincidió en que una buena parte de las muertes se debe a conflictos
interpersonales. “El 25 por ciento de las mujeres que son asesinadas en
Paraguay cada año muere a manos de sus cónyuges o de sus concubinos
mediante un arma de fuego”. Por ese motivo “una de las principales consignas
de las organizaciones feministas es la necesidad de ‘sacar a las mujeres de la
línea de fuego’ en su propio hogar.” Torales resaltó que “una de las principales
causas de muerte de las mujeres, en mi país, es por agresión cometida por su
cónyuge”.

El dirigente de Amnistía Internacional precisó que, al margen de los casos de
violencia doméstica, “la tasa de mortalidad materna en Paraguay es de 183,5 y
ocupa el quinto lugar en América Latina, después de Haití y de Bolivia,
mientras que la tasa de muerte violenta de mujeres supera en cuatro a la de los
varones, sobre todo por la violencia doméstica”. El otro foco de conflicto es por
el acceso a la tierra. “Todos los días hay manifestaciones de campesinos
reclamando al derecho a la tierra que terminan en represión policial y con
campesinos muertos o heridos por mal uso y abuso de armas de fuego” en
manos de las fuerzas del Estado.


Fuente: CLAVE Coalicion Latinoamericana Contra la Violencia Armada http://www.clave-lat.com/

Visitas: 631

Etiquetas: CLAVE, amnistia, armas, armas en sur america

Añadir un comentario constructivo

¡Necesitas ser un miembro de Activistas de Amnistía Internacional Venezuela para añadir comentarios!

Participar en Activistas de Amnistía Internacional Venezuela

Comentado por Francisco Camargo en 12 / 03 / 2009 a 1:39pm
Primero que nada quiero felicitarte por toda esta información y sobre todo por esa manera de pensar, gente como tu, preocupada por los acontecimientos que están, desgraciadamente, carcomiendo nuestra sociedad, es que hace falta es este país. Si un pequeño porcentaje de la población de este maravilloso país tuviera la iniciativa que tienes, de verdad que avanzaríamos mucho mas como sociedad. Te quería comentar que estas en lo cierto cuando dices que la mayoría de los homicidios se deben a conflictos interpersonales, pero estos se agravan cuando se junta con dos elementos mas: la discriminación, como acaba de suceder en Alemania, donde el estudiante de 17 años Tim Kretschmer asesino a 15 personas (nueve estudiantes, de los cuales 8 eran mujeres) a causa de las burlas que recibía de sus compañeros, y la ineficiencia judicial, un claro ejemplo lo acabamos de ver, lamentablemente hace poco aquí en Venezuela, cuando una multitud embravecida lincho y quemo a un violador en la parroquia El Valle;uno se pregunta: como es posible que una persona acusada de violar a mas de seis mujeres no estaba tras las rejas. Todo esto nos tiene que llamar irremediablemente a la reflexión sobre este problema, pues una vez que se junten estos tres jinetes apocalípticos: la intolerancia, la discriminación, y la Ineficiencia judicial darán vida a un nuevo Leviatán que amenaza a todos por igual.

Denuncias

Fotos de Apoyo a los Derechos Humanos

© 2014   Creado por Amnistia Internacional.   Tecnología de

Insignias  |  Reportar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio