Desastre de Cambalache delata inercia oficial

http://http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&...

El vertedero de Cambalache, en Puerto Ordaz, es el foco de contaminación que más preocupa a los guayaneses. El humo que provocan las quemas de los desechos es capaz de sumir a la ciudad en una enorme nube gris, que durante casi tres semanas no ha dado tregua a los habitantes.

 La situación comprende tres dimensiones: el drama social, el impacto ambiental y la demostrada ineficiencia de la gestión pública que desde el 2001 tiene proyectos para reubicar el botadero sin que éste haya sido ejecutado.

 El tecnólogo en ciencias ambientales de la Universidad de Sprinfield (Estados Unidos) y ex coordinador corporativo de la vicepresidencia de ambiente de la CVG explica que el problema ambiental de Cambalache es “archiconocido” y ya ha perdido la cuenta de cuántas comisiones se han armado en la zona para resolverlo.

 “El botadero de basura, porque no tiene otro nombre, genera un problema de salud y un impacto ambiental, pero pese a los proyectos y comisiones aún no hay una solución. Hablar de la clausura es imposible sin que se haya construido primero un relleno sanitario con todas las características técnicas para ello, y no políticas teniendo en cuenta la variable social, pero sin que ésta sea determinante a la hora de hacerlo”.

Afectación innegable
 Destaca el especialista, que actualmente ejerce como consultor ambiental, que sí es posible que la ciudad tenga un relleno sanitario bien llevado, siempre y cuando el proyecto contemple las distintas variables existentes y sea acompañado de una recuperación de los materiales valiosos como el papel, el cartón, aluminio, hierro y vidrio que pueden ser reutilizados.

 En la actualidad el reciclaje de estas materias es hecho por personas que han hecho de esa su forma de vida en el vertedero, y para un cómodo manejo queman logrando limpiar las latas, los cables y demás chatarras que les generan ganancias.

 Asegura Carrasco que los incendios en el botadero son intencionales, por esta razón y por ser la más rápida forma de deshacerse de la basura, acabando con el 90 por ciento del volumen que ésta representa.

 Sin embargo, las quemas son las causantes del deterioro de la calidad de aire de la ciudad y en consecuencia un caldo de cultivo para las enfermedades respiratorias así como afectaciones en la población infantil y geriátrica, la más vulnerable a este tipo de fenómenos.

 “Mientras no se construya el nuevo relleno sanitario es una perdedera de tiempo, una burla al pueblo, continuar hablando de la famosa clausura y saneamiento de Cambalache”.

Condiciones técnicas
 El ex director del servicio autónomo de Ciencia y Tecnología del Ministerio del Ambiente en Guayana dice: “la construcción de ese relleno debe ser apareada a un esquema de tarifas que permita a la Alcaldía -como ente responsable de su manejo- percibir el pago justo por los servicios de recolección y disposición final. Si eso no ocurre va a pasar lo que pasa ahora, que hay un déficit en el municipio porque no tiene los recursos suficientes para garantizar ese relleno”.

 Apunta que un buen manejo comprende una serie de factores como una oportuna recolección de los desechos con la frecuencia adecuada y el transporte adecuado en camiones que no vayan escurriendo los lixiviados, con trabajadores del aseo urbano dotados de todo el equipo personal como manda la ley y una disposición final en el relleno sanitario ya sea en trincheras o rampas y con la maquinaria necesaria.

 Asimismo el terreno donde sea instalado el nuevo relleno debe ser impermeabilizado para que los líquidos producto de la descomposición orgánica no contaminen las aguas subterráneas y a su vez sean tratados adecuadamente.

 El sistema de impermeabilización evitará que todos los lixiviados sean recogidos para que no lleguen a las aguas subterráneas y tratarlos de manera adecuada. También los rellenos deben contar con quemadores de gas metano generado por la citada descomposición y con empresas especializadas que hagan la actividad rentable económicamente.

 Resalta Santos Carrasco que el problema ambiental de Cambalache no se acaba dejando de llevarle basura, porque la clausura implica un profundo trabajo de recuperación de algunas materias, el tratamiento de las escorrentías o líquidos que contaminan las aguas subterráneas, las aguas rebalseras y el río Orinoco, y una serie de pasos que tardan meses o años.

 En cuanto a esto, los pobladores de la comunidad de Cambalache, quienes viven en la zona mucho antes de que el botadero fuese instalado allí, desean que éste sea sacado y el lugar saneado por el bien de las familias que habitan en lo que fuera un pueblo agrícola, pecuario y pesquero a orillas del Orinoco.

Autogestión
 Eliana Villanueva, miembro del consejo comunal del sector 5, comenta que ya han perdido la cuenta de cuántos proyectos, actas y promesas les han hecho en relación al tema.

 “Ya que las autoridades no se han ocupado del problema del botadero, nosotros mismos nos vamos a ocupar con la ayuda de las empresas y con ellos mismos, porque somos un equipo y necesitamos resolver esto que está pasando. No podemos continuar así, esto es terrible y hay muchas familias afectadas, no en Cambalache, sino en el resto de la ciudad por el humo que no deja respirar a la gente. Esto tiene 8 años colapsado y es sabido por todos”.

 Desde el 2001 los pobladores de Cambalache están escuchando proyectos para mudar el vertedero.

 “Se han destinado recursos para un nuevo vertedero pero nada se ha hecho, nosotros vamos a supervisar porque como venezolanos nos debe doler ese dinero que era para una cosa y no sabemos qué paso”.

Realidad y necesidad
 Las principales limitaciones de la comunidad de Cambalache son precisamente los recursos que priva en las familias. “Hay personas en la comunidad que uno les dice y la respuesta es que no van a perder su tiempo, porque quién le lleva el pan a sus hijos, yo tengo que buscarlo donde me lo gano, la gente no quiere trabajar gratis, y es verdad, cómo se hace”.

 A la par de la contaminación, el impacto ambiental y la afectación local, el vertedero esconde un drama social de familias que sumidas en la necesidad apelan a éste para comer y ganarse la vida.

 Algunos porque comen de la basura, otros porque recogen potes de aluminio, hierro, vidrio, cartones y cobre para venderlo. Este es el caso de Norelia Hernández, quien desde hace más de siete años vive en los alrededores ejerciendo la actividad de recicladora.

 El oficio no es nada fácil, asegura, pero dar de comer a sus seis hijos pequeños es más importante y con ello les da el pan diario y lo que necesiten. “Saco entre 600 y 800 semanal, con eso les doy comida y los llevo al médico porque se enferman de gripe, y en el módulo de Barrio Adentro casi nunca hay medicinas, es duro pero como no tengo marido algo debo hacer”.

 Relata la mujer que antes trabajaba en el campo con su esposo, pero el dueño del terreno los “embromó” y los dejó en la calle. La necesidad los llevó a Cambalache donde la venta de materiales les brindó la oportunidad de comprar dos carros.

 “Después mi marido empezó a hacer viajes con los carros y se llevaba el dinero, para mí que tenía otra y me dejó sin nada y los muchachos pero aquí estoy trabajando, casi no me enfermo, ando sucia por la basura pero mantengo a mis hijos”.

 Ante la posibilidad de que el vertedero sea cerrado Hernández dice: “eso es cosa de ellos -el Estado- yo necesito dónde vivir, y me tienen que ayudar si me sacan porque tengo seis niños pequeños, quisiera vivir bien en una casita y dar lo que necesiten mis muchachos así sí, porque este ambiente no es bueno para ellos, yo no los traigo porque me da miedo en estos días abrieron a un niño que fue atropellado por un camión, yo entré en pánico, es horrible”.

Ingrediente político

 Marcelo Marcano, supervisor de saneamiento ambiental de la Alcaldía de Caroní en el vertedero, encargado de revisar que los equipos de mantenimiento estén en buen estado y las vías internas despejadas considera que Cambalache está y ha estado en buenas condiciones y las quemas son producto de la “desesperación de la oposición que sabe que el pueblo está claro y no pueden hacer nada más, pero de nada le vale hacer lo que hacen porque son un monstruo sin cabeza, sin pensamiento”.

 Informó el funcionario que ya el comandante de la Policía Municipal está tras la pista del incendiario del basurero y éste será detenido a la brevedad. Asimismo reseña que la Alcaldía lleva a cabo un plan de saneamiento para cuidar la salud del pueblo y por ello ya hay un proyecto cerca de San Jacinto donde se establecerá el nuevo relleno sanitario. Aseguró que éste contará con empresas recicladoras y un sistema de fosas para disponer la basura.

 

Visitas: 148

Etiquetas: Cambalache, Guayana, contaminaciòn, enfermedades, quemas, reciclaje, respiratorias, vertedero

Añadir un comentario constructivo

¡Necesitas ser un miembro de Activistas de Amnistía Internacional Venezuela para añadir comentarios!

Participar en Activistas de Amnistía Internacional Venezuela

Denuncias

Fotos de Apoyo a los Derechos Humanos

© 2014   Creado por Amnistia Internacional.   Tecnología de

Insignias  |  Reportar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio