Cuáles, cómo y cuándo: El acceso a los Sistemas Internacionales de Protección de los DDHH

Hemos escuchado últimamente muchas voces hablando sobre la posibilidad de acudir a los “Sistemas Internacionales” dadas las recientes y múltiples denuncias de violaciones a los derechos humanos en Venezuela, referentes a: discriminación política, derecho a la participación, represiones de protestas, derecho al voto, a la integridad física, el derecho a la vida, entre otros.
Estas voces que pregonan el uso indiscriminado de los Sistemas Internacionales han generando en muchos casos expectativas desproporcionadas sobre las respuestas que estos pueden dar y lamentablemente contribuyen a que los mismos no sean usados en su justa medida y que el manejo de los casos no sea apropiado.
Esta mala práctica acarrea el consecuente fracaso de muchas de las acciones que se intentan, alimentando así, el menospreció y la frustración sobre la posibilidad de obtener justicia a través de las instancias internacionales.
Es por ello que estas líneas tienen como finalidad poner en pocas palabras y en términos simples cuáles, cómo y cuándo puedes ser usados los Sistemas de Protección Internacional en situación de violaciones a los derechos humanos.
En primer lugar, sobre cuáles son los Sistemas Internacionales de DDHH, nos encontramos con dos niveles de protección, que son: El Sistema Universal y El Sistema Regional. A nivel universal tenemos en la Organización de las Naciones Unidas – ONU, los órganos de Consejo de Derechos Humanos y los órganos creados por los tratados denominados Comités. A la fecha existen nueve Comités de Naciones Unidas que protegen diferente derechos. También en esta instancia contamos con relatores especiales que tienen mandatos específicos para la protección de ciertos derechos.
A nivel regional contamos con el  Sistema Interamericano de Derechos Humanos - OEA conformado por dos órganos principales que son la Comisión Interamericana – CIDH con sede en Washington, D.C y la Corte Interamericana de Derechos Humanos con sede en Costa Rica.
En la región existe otras iniciativas de carácter internacional tales como: El Mercado Común del Sur (Mercosur), El Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA). Estas instancias no tienen sistemas de protección de los DDHH propiamente dichos, ya que, su naturaleza obedece mas a la formación de bloques económicos regionales y subregionales y de intercambio comercial, sin embargo, esto no las excluye de su compromiso con la democracia y los DDHH y es por ello que vemos, como por ejemplo, en el caso del MERCOSUR, como han desarrollado instancias especializadas en DDHH que buscan su promoción y protección en la región. No entraremos en detalles, pero es bueno señalar que en otras latitudes existe también instancia con conocimiento en materia de DDHH, como en el continente Europeo o en el Africano, a quienes eventualmente se les puede informar como miembros de la comunidad internacional y como vías de presión política, mas estos no son las instancias propias para dirimir una controversia con el Estado Venezolano.
Ahora bien, a la hora de escoger el activar una acción ante los Sistemas Internacionales es importante entender que estos sistemas tienen un carácter complementario y subsidiario lo que implica que necesariamente  deben ser agotadas las instancias nacionales. Esta regla tiene algunas excepciones a los fines de brindar protección a las víctimas en situaciones de gravedad y urgencia, pero como dijimos, la regla general, es el agotamiento de los recursos en el sistema nacional. Dicho esto, la respuesta de cómo y cuándo acudir a los sistemas, depende de varios factores del caso, entre ellos el de su manejo en el sistema nacional, de las implicaciones de riesgo que corra la víctima, además, él de los tratados internacionales suscritos y ratificados por el país donde ocurra la violación. Todos estos elementos tienen que ser analizados en cada caso, antes de determinar la estrategia de defensa, el sistema o los sistemas a que acudir y el tipo de acciones a ejercer.
En cuanto a las expectativas de respuesta, es importante que entendamos que un proceso ante una instancia internacional como las mencionadas, a menos que sea para la obtención de una medida cautelar o a través de un pronunciamiento sobre una situación de emergencia, pueden durar varios años, de allí, la importancia de tratar de obtener justicia por la vía nacional.
 
Por otra parte, si dirigimos nuestra petición a una entidad internacional donde denunciemos una situación de violaciones generalizadas y esta instancia es de carácter político y no jurisdiccional, nos enfrentamos a una dinámica diplomática donde muchas veces el alcance de su pronunciamiento o decisión podría no satisfacer nuestras expectativas. Igualmente, si lo intentamos mediante alguna acción urgente o comunicado ante algún actor internacional de reconocimiento. Sin embargo, el hecho que logremos un pronunciamiento, añade presión dentro de la comunidad internacional y alerta a los países de la región y del mundo sobre la situación imperante.
No queremos con estas afirmaciones desanimar a aquellos que tienen el legítimo derecho de activar estos sistemas, nuestra idea es poner su decisión en perspectiva a los fines que sus expectativas no sean frustradas. La aspiración de justicia no es un capricho por lo que todos tiene el legitimo derecho de buscarla en las instancias que consideren necesarias hasta su consecución.
Beatriz Borges- Especialista en DDHH
@beabor

Visitas: 137

Añadir un comentario constructivo

¡Necesitas ser un miembro de Activistas de Amnistía Internacional Venezuela para añadir comentarios!

Participar en Activistas de Amnistía Internacional Venezuela

Denuncias

Fotos de Apoyo a los Derechos Humanos

© 2014   Creado por Amnistia Internacional.   Tecnología de

Insignias  |  Reportar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio