30 millones de balas se fabrican en Venezuela.
La violencia armada es su principal destino.
Los jóvenes son sus principales víctimas

Síguenos, apóyanos, tuitea #BastadeBalas

Únete en bastadebalas.amnistia.me

Agencia TBWA Venezuela
Gerente y Director Creativo General: Carlos Rusconi
Director Creativo Cesar Oropeza
Redactor Henry Cabrera
Productora Yi Cabrera
Productora Trapiche Films
Director Javier Melero.
Músico Roberto Tarcyeris.

Añadir un comentario constructivo

¡Necesitas ser un miembro de Activistas de Amnistía Internacional Venezuela para añadir comentarios!

Participar en Activistas de Amnistía Internacional Venezuela

Comentado por zamora Ezequiel en 14 / 12 / 2012 a 7:35pm

Quizás lo más importante es que, en el futuro, las violaciones sean prevenidas, tanto en lo estructural como en lo individual.

Probablemente, muchos de los integrantes de las Farc depongan sus armas como resultado de la negociación, pero evitar que algunos de ellos se unan a las bandas criminales (bacrim) es un asunto que requerirá mucho esfuerzo.

Está relacionado con empleos dignos y con una sociedad dispuesta a aceptarlos.

Por otro lado, entidades del Estado como el DAS con un historial problemático en cuanto a los derechos humanos deben ser realmente cerradas.

 Las personas involucradas en violaciones deben ser, por lo menos, removidas de los cargos de poder desde donde pueden volver a violar los derechos humanos.

Es importante que ambas partes entiendan el impacto humano de lo que han hecho y que se den cuenta de que la justicia del ojo por ojo, no es la que liberará a Colombia de sus pasadas violaciones de derechos humanos, mientras que la restauración, la transformación y la prevención sí lo harán

 

 

Por: TODD HOWLAND

Representante en Colombia de la Alta Comisionada

de la ONU para los Derechos Humanos

Comentado por zamora Ezequiel en 14 / 12 / 2012 a 7:32pm

En una negociación de paz ambas partes deben volver a examinar sus acciones y posiciones, y adoptar una noción de justicia que permita encarar sus responsabilidades y las consecuencias de sus actos.

Lo que se necesita es honestidad y coraje para admitir que tanto los integrantes de las Farc como del Estado han participado en crueles y perversos crímenes de derechos humanos.

En lugar de que las dos partes evadan responsabilidades deberían usar su conocimiento y su poder para el bien:

es decir la restauración de las víctimas, con el fin de transformar la sociedad y de prevenir futuras violaciones.

El reto que enfrenta hoy Colombia no debería ser la búsqueda de fórmulas para evadir la sanción penal de los perpetradores de crímenes graves, sino cómo usar el reconocimiento de las violaciones de derechos humanos de forma catalizadora para buscar cambios sociales.

Aunque esto es difícil, es también posible.

 Debe haber un momento en el tiempo de la negociación que facilite lidiar con el pasado y no intentar esconderlo.

Para que las partes en conflicto puedan llegar a este objetivo, también se requiere que cada persona en la sociedad reflexione sobre sus valores y acciones, y que revalúe sus posiciones, examinando si están basadas en la emoción, la ideología y el dogmatismo, o en una motivación para restaurar a las víctimas, transformar a la sociedad y evitar futuras

violaciones.

Es necesario que haya cambios de mentalidad.

La lucha ideológica no proporciona un cheque en blanco.

Esto se aplica tanto para las Farc como para el Estado.

Llegar realmente a la mente de un comandante o de un oficial que estaba en posición de controlar las violaciones será más efectivo si hay una interacción con las víctimas, y si los victimarios pueden comprender cómo sus acciones guiadas por la ideología tuvieron consecuencias humanas reales.

Aquellos sectores de la sociedad que han sido más impactados por el conflicto necesitan que el Estado les brinde oportunidades para que puedan vivir en un país económica y políticamente más desarrollado, no se requiere sólo firmar la paz.

Denuncias

Fotos de Apoyo a los Derechos Humanos

BLOGS EN AI

© 2014   Creado por Amnistia Internacional.   Tecnología de

Insignias  |  Reportar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio